CRR.jpg

PORTFOLIO

Club de Regatas Rosario.

Aggiornamiento de la Identidad Visual, Entorno Gráfico y Ecosistema Digital para el CRR en sus primeros 100 años de vida.

Esta marca comenzó una calurosa tarde de verano en la puerta del Club de Regatas Rosario. Yo, un pibe de barrio de apenas 10 u 11 años de edad que me gustaba mucho el básquet y lo practicaba desde gurrumín en el Sportivo Federal, un club pequeño de la zona norte de mi ciudad.

 

Por recomendación del que era mi entrenador en aquel entonces mis padres decidieron cambiarme de club. Aquella tarde luego de bajarme del fitito azul que conducía mi madre, me encontré frente a una situación muy particular que marcó el destino de mis días para siempre.

 

En la escena, mi ex entrenador, el nuevo y cuatro pibes que me ofrecieron una extraña bienvenida. Dos de los infantes eran mellizos que lloraban desconsoladamente, de los cuales uno había sido tarasqueado en las nalgas por un can en los alrededores del CRR. Resulta que ellos, junto a los otros dos sabandijas, habían estado haciendo travesuras en terrenos ajenos al Club, momentos antes de comenzar la práctica a la cual yo me dirigía por primera vez.  

De esta manera, entre llantos, miradas cómplices y una presentación menuda y algo entrecortada, ingresé por fin al Club. 

 

Un sin fin de historias, experiencias, amigos, compañeros, personas, personajes y acontecimientos marcaron mi vida

desde aquel momento hasta hoy.

 

Esta increíble fuerza cohesiva, señala que casi la totalidad de la vida moral, intelectual y espiritual de una persona se alcanza a través de los entornos de los que se ha sentido parte.

 

En efecto, sentirnos parte de un todo

más grande, nos libera de la soledad

y nos hace sentir más seguros frente

a los desafíos de la vida.